Reseña El fantasma de la ópera - Gaston Leroux



Es muy revelador ver cómo a veces, los personajes que se han quedado con nosotros en la cultura popular se alejan tanto de sus originales. ¿Habrían perdurado de la misma manera si no los hubiéramos transfigurado tanto?¿Si conociéramos al fantasma de la ópera tal y como fue?

Veréis, todos tenemos en mente la figura romantizada del fantasma que nos ha llegado hasta nuestros días: una barca en medio de un lago iluminado, nuestra preciosa Christine Daée sentada detrás y el fantasma de la ópera, un hombre del que obviamente podemos intuir que es muy apuesto, al que la máscara apenas le cubre, remando. A veces incluso nos los imaginaremos cantando ópera. Entrelazando sus voces, que ascienden, cubren la sala y arrancan suspiros a un público al que ya hace rato que su amor eterno les ha encandilado.

Nada podría estar más lejos de lo que Gaston Leroux escribió basándose en las leyendas del Palais Garnier de París, que se asemeja mucho más a un relato gótico de terror, la descripción de un personaje que produce el más puro horror.

Me arrojé a sus pies, pero él me cogió las manos, Raoul, y las hundió en el horror de su cara... Con mis uñas se arrancó la carne, su horrible carne muerta.
-¡Mira, mira!... - exclamaba desde el fondo de su garganta que bramaba como una fragua-.¡Entérate de una vez de que estoy hecho con materia de muerte!... ¡De la cabeza a los pies!... ¡Y que es un cadáver el que te ama, te adora y no te dejará nunca, nunca!... Haré ensanchar el ataúd, Christine, para más tarde cuando hayamos acabado nuestros amores...

Erik, el fantasma de la ópera, es un personaje desdichado cuya moral ha sido rebajada a lo más pútrido y bajo imaginable por el trato que ha sufrido por parte de la sociedad. Las lógica detrás de las decisiones que toma sea probablemente de las más enfermizas que se hayan escrito nunca. Pero aunque su psicología produzca la más absoluta repugnancia, en el último capítulo, Leroux, que muy perspicazmente se ha abstenido de indagar en su pasado, te cuenta toda su trayectoria desde su infancia y transforma esa repulsión en... compasión.

Me pregunto si ese último y único vestigio de humanidad es el que le ha concedido el indulto de millones de lectores a lo largo de este último siglo y le ha permitido aquello a lo que aspiramos todos los humanos: ser recordados. Es curioso cómo siempre buscamos edulcorar las historias, como si, de alguna manera, eso las hiciera más fácil de recordar.

Dejando a un lado su protagonista, El fantasma de la ópera es una de las novelas del romanticismo por excelencia. Sin embargo, siento que es una novela que no ha envejecido del todo bien. Muchas veces, aunque las costumbres y comportamientos de la época difieran mucho de los nuestros, podemos conectar con los personajes porque los sentimientos son universales y esa universalidad de las emociones produce entendimiento. No obstante, la primera parte de la obra (que está centrada más en la historia de Christine Daée y Raoul), está llena de comportamientos que actualmente consideraríamos extremadamente tóxicos.

En mi opinión, esto no es un problema de per se: no se puede y no se debe juzgar una obra del pasado con el prisma del presente. El problema es que si sacas todo eso... no queda nada. No hay nada que se pueda rescatar ya. Christine y Raoul son como dos títeres dentro de la novela y hay una desconexión con el lector actual que desde mi punto de vista, y al menos en mi caso, es insalvable ya.

De la primera parte, lo que te mantiene en vilo es el enigma del fantasma. Ese halo de misterio que envuelve todas sus apariciones y que acaba culminando en la segunda parte, donde lo conocemos de verdad y exploramos su psicología. Creo que El fantasma de la ópera es una novela desfasada, pero que sigue siendo interesante hoy en día por este último personaje. Un personaje que está a caballo entre lo real y lo fantástico y que es de los más icónicos del romanticismo inglés, y que edulcorado o no, está destinado a quedarse en la memoria colectiva.


12 comentarios:

  1. ¡Hola, hola!
    Tengo muchas ganas de ponerme con este clásico porque, además, tengo otros libros de esta edición, así que probablemente me haga con él en un futuro. Gracias por la reseña.
    ¡Un besazo ^^!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad es que no es un clásico que me haya llamad especialmente la atención nunca pero me parece interesante la desconexión que mencionas. Estoy de acuerdo en que no se puede juzgar obras que fueron escritas en el pasado con el prisma actual. pero si eso causa que el lector pierda interés le hace un flaco favor a la novela.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Por aquí abajo me dicen en otro comentario que no sintieron esa desconexión lector-obra causada por el tiempo que comento, así que si tienes curiosidad por esta obra de la literatura universal, te animo a leerla y que te formes tu opinión ^.^

      Muchas gracias por tu comentario:D

      Eliminar
  3. ¡Hola! Yo lo leí hace algunos años y, al igual que comentas, iba con una concepción de la obra que no se correspondía al relato real. Creo que por eso mismo me gustó incluso más de lo que pensaba y la verdad es que no sentí esa desconexión que sí que me ha pasado con otros clásicos. Igual a día de hoy cambiaría de opinión, no lo sé, pero prefiero quedarme con ese buen recuerdo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Coincido completamente con lo que dices: la concepción previa que tenemos dista mucho (tampoco para mal) del relato real.

      Me alegra que no lo sintieras así. En mi caso sí que sentí que si sacas las actitudes tóxicas de los dos protagonistas (que en aquel entonces podía ser más normal) en esa relación ya no queda nada. Y era el 50% de la primera parte. No sé, sentí como si el lazo que une al lector con la obra se hubiera roto en ese aspecto y es por eso que disfruté más de la trama del fantasma.

      PERO esta es solo mi opinión:D Al igual que tú dices que si lo leyeras ahora igual cambiarías de opinión, también es posible que yo dentro de dos años lo relea y diga: uy que va y tenga que venir aquí a cambiar mi reseña o hacer una segunda.

      Muchas gracias por tu comentario sincero e informado<3 Se agradecen comentarios así.

      Eliminar
  4. Hola.
    No he leído este libro (me lo leían de pequeña) y mas o menos me se la historia pero ya te digo que no creo que lo lea actualmente.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Leí no hace mucho una edición ilustrada y no me terminó de llegar. Me llevé un gran chasco porque la historia la recordaba del cine y tenía muchas ganas de leerla pero, me parece que fueron las ilustraciones las que me fastidiaron la lectura. Cosa rara pero así fue. Lo mismo, en otro momento me decanto por otra edición. Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, la verdad es que no me atrae mucho, no esta en cuestión, ninguna de este tipo de temática, me gustan mucho mas fantasía o thrillers, pero eso ya es cuestión de género, me alegra mucho que la disfrutaras.

    ResponderEliminar
  7. ¡Buenas!

    Lo tengo super pendiente

    ¡Nos leemos!

    Lady Moustache (Modus Leyendi)

    ResponderEliminar